Archivo de la etiqueta: prueba

Canon 70-200 f/2.8 IS

Estas vacaciones he tenido la oportunidad de probar uno de los teleobjetivos por excelencia de Canon, el 70-200 f2.8 IS, y del Extender 2x. Este objetivo tiene ya unos años y se engloba dentro de la gama de 70-200 que existe en canon. Sin tener en cuenta versiones (hoy en día existe un 70-200 f2.8 IS II), en canon existen 4 modelos de 70-200: el f4, el f4 IS, el f2.8 y este modelo que he probado y del que os haré la review, el f2.8 IS.

Aspecto físico

Es un objetivo GRANDE, con mayúsculas. Pesa 1,3kg solo de objetivo, a lo que habrá que sumar los 800gr de mi Canon 7D. Este es un objetivo profesional o semi-profesional. No estamos ante un objetivo para gente que busca “echar algunas fotos” sino que es un objetivo para gente a la que le gusta sacar todo el partido a su cámara y a sus conocimientos de fotografía.

Mi 7D con el 70-200 f/2.8 IS, el parasol siempre puesto como es mi costumbre, y el duplicador “Canon extender 2x”. Un conjunto total de unos 60cm de longitud y unos 2kg de peso

En la foto se aprecia perfectamente el tamaño del conjunto (con parasol y duplicador), aunque para mi tampoco ha sido nada algo imposible de llevar. Yo llevo siempre mi cámara con una correa larga y cruzada (tipo bolso) y pude ir todo el día con él a cuestas sin demasiado esfuerzo. Eso sí, como he comentado, tienes que tener claro qué fotos quieres hacer y que éste es tu objetivo, de lo contrario acabarás dejándolo en el maletero y sacando una compacta que dispare en automático. En cuanto a su funcionamiento, solo he encontrado una pequeña pega y es que al llevar pie propio para trípode, molesta un poco a la hora de girar el zoom y no se puede hacer girar la rosca en el mismo giro sino que hay que hacerlo con la mano fija y moviendo los dedos “por partes”. Es cierto que el pie puede quitarse pero por no andar quitando y poniendo decidí dejarlo puesto.

Focal, Diafragma y Estabilizador

Son claramente los 3 puntos fuertes de este “tele” y cuando dices eso de un objetivo, es que tienes entre manos un objetivo tremendamente bueno. El 99% de las fotos que he hecho con él han sido de animales, tanto en el zoo de Santillana del Mar como en el Parque Natural de Cabárceno y puedo decir que es el objetivo perfecto para ello. Tiene la focal necesaria para hacer planos cercanos de los animales que están a sus anchas y lejos de la gente (con el extender 2x duplicas la focal – 400mm – con lo que aún puedes acercarte más) y un diafragma de f/2.8 que permite un enfoque del primer plano desenfocando el fondo para poder diferenciar el animal del resto del entorno. Cuando el día está nublado (como me pasó a mi), y no tienes una luz potente del sol, poder abrir el diafragma a 2.8 te permite a su vez poder disparar a una velocidad mayor, ya que entra más luz y puedes así congelar movimientos. Otra ventaja más. El mejor rendimiento del objetivo lo he notado a entre f4 y f5.6, pero a f2.8 las fotos son también espectaculares. El ‘bokeh’ (desenfoque del fondo) que deja es suave y como digo permite diferenciar al sujeto del fondo fácilmente. No es necesario fotografiar a f/2.8 para obtener un buen ‘bokeh’, al ser un tele, la distancia al sujeto te permite poder desenfocar relativamente bien con f/4 o incluso f/5.6.

IMG_6602
(Datos EXIF:  1/640, 200mm, f/3.2, ISO 100)

Por ultimo y no menos importante comentar que el estabilizador de este teleobjetivo funciona a la perfección. He podido hacer fotos a 200mm con una velocidad relativamente baja para esa distancia (1/80, 1/100) y a pulso (tengo mal pulso) y perfectamente nítidas. Incluso con el duplicador puesto (focal equivalente a 400mm) he podido disparar a velocidades normales sin ver resentida la nitidez

Enfoque

Ante semejante teleobjetivo de calidad profesional, tenía serias dudas de que mi 7D pudiera dar la talla moviendo el motor de enfoque a velocidades rápidas (NOTA: estas dudas se deben a que soy buen seguidor de J. Benito Ruiz y había leido este artículo en su blog Lo que los fabricantes no dicen: Mi teleobjetivo no enfoca bien ), pero la verdad es que he podido enfocar sin problemas, utilizando sobretodo los modos “ONE SHOT” y “AI SERVO”. Hice uso de éste en el espectáculo de aves rapaces. Con el botón de enfoque apretado continuamente (tengo el enfoque disociado del botón de disparo – ¿Cómo disociar el enfoque y para qué sirve? – ), bastaba seguir el objeto a fotografiar y disparar ráfagas para que se pudiera aplicar la norma de “alguna saldrá enfocada”. Las rapaces son aves muy veloces y cuesta, pero veis en la foto de más abajo, he podido conseguir algunas fotos buenas.

(Datos EXIF:  1/1600, 70mm, f/4, ISO 400)

Por sacarle alguna pega al sistema de enfoque de este 70-200, podría decir que no es muy silencioso. Se escucha perfectamente cuando se mueve el motor, más que en otros objetivos que tengo. También hay que tener en cuenta que tiene una distancia mínima de enfoque de 1,5m, lo cual puede resultar molesto si intentas hacer un primer plano de algo pequeño, aunque sabiéndolo, siempre puedes dar un paso hacia atras, y apostar fuerte por esa focal de 200mm que hará que te olvides de lo que significa “estar lejos”.

Mi conclusión sobre este objetivo es que si no fuera por lo que vale, ya tendría uno. Hace honor totalmente a su fama. Podría tirarme a por el modelo más económico, el f/4 sin estabilizador, pero aun sin probarlo puedo decir que seguro que no me dejaría tan buen sabor de boca como me ha dejado el f/2.8 IS.


Duplicador 2x Canon

Quería hacer un aparte para explicar también mis opiniones sobre el duplicador “Extender 2x” de Canon. Dentro de Cabárceno lo he utilizado bastante. Es muy sencillo de colocar, se ajusta a la cámara como un objetivo normal y posteriormente se inserta el objetivo en el duplicador como si éste fuera la cámara. No aporta mucho peso extra, quizás 100 o 200gr, nada apreciable. Se convierte en una herramienta muy util para poder convertir tu rango focal de 70-200 en un rango de 140-400mm. Esa es la ventaja que tiene.

Como contrapartida, pierdes 2 pasos de diafragma (como máximo podrás abrir diafragma a f/5.6) por lo que pierdes esa ventaja de poder disparar a 2.8, 3.2, etc. y también decir que la imagen resultante no es en absoluto la misma. Obviamente estás poniendo “una lupa” de buena calidad, pero una lupa al fin y al cabo, entre el objetivo y el sensor, por lo que se pierde calidad.

Las fotos salen menos contrastadas, con menos saturación y pierden algo de nitidez. El contraste y la saturación se lo puedes dar en un procesado posterior con Lightroom o Photoshop. La nitidez ya es algo más difícil. He de decir no probé a utilizarlo con trípode y aunque me intentaba apoyar bien por donde podía, eso puede haber influido en la pérdida de nitidez a la que me refiero.

De cualquier forma, mi conclusión sobre el duplicador es que es muy útil si tienes que disparar a una focal de 400mm (y no tienes un objetivo de 400mm a mano), pero que a distancias cortas, es preferible quitarlo y aprovechar todo el potencial del Canon 70-200.

Canon Extender 2x

 

Artículo de Ángel Cabrero

Anuncios